Ya hemos analizado en este blog la tendencia creciente de buscar nuevos líderes entre los empleados que conforman la empresa, ofreciendo así un desarrollo profesional a los miembros con más aptitudes para el puesto e implicación con la empresa, evitando así la incertidumbre de cómo será su integración a la empresa y a la plantilla.

Sin embargo, llegados a este punto, cabe plantearse una nueva pregunta: ¿cómo puede una empresa detectar cuándo uno de sus empleados está listo para dar el paso y promocionar dentro de la organización?

Actuación ante un escenario complejo

Las situaciones de crisis o con cierta presión añadida (cumplimiento de plazos, cumplimiento de calidad…) , son excelentes oportunidades para analizar el comportamiento y la resolución por parte de los empleados. Debemos observar si se han visto envueltos en esas situaciones y cuál ha sido su forma de afrontarlas. Si se han mostrado resueltos y han dado muestras de responsabilidad y templanza en la toma de decisiones pueden ser personas a considerar para promocionar.

Vinculación y antigüedad en la organización

El compromiso con la empresa, el compañerismo y el trabajo en equipo son aspectos a valorar. Se ponen de manifiesto también en momentos que exigen mayor dedicación y entrega a las labores de la empresa.

La antigüedad dentro de la empresa suele ser otro de los factores a tener en cuenta por diversas razones. Un empleado con varios años dentro de la empresa tiene un conocimiento más profundo de la compañía y su filosofía, así como de las circunstancias que se pueden producir a lo largo del año.

Éxitos logrados

Los méritos o logros del empleado dentro de la compañía son otro factor decisivo para saber cuándo está preparado para el ascenso. Una participación destacada en determinados proyectos o el liderazgo en otros puede ser crucial.

Con todo, los expertos de Nexian aseguran que “cada empresa debe conocer cuáles son los requisitos que más valorará a la hora de facilitar el ascenso de uno de sus empleados y determinar qué perfiles son los más idóneos para cada uno de los puestos de trabajo disponibles”. Así, “determinar las competencias necesarias para cada uno de los puestos de trabajo, será clave para identificar a los empleados más adecuados en cada caso”

En este sentido, destacan que “cada compañía debe valorar a cada empleado en función de su filosofía y la aportación al equipo de trabajo así como sus limitaciones en determinados aspectos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies