El nombramiento de un compañero de trabajo, e incluso de un amigo, como nuevo jefe, es una de las situaciones más incómodas y conflictivas que pueden darse en el entorno laboral. El hecho de nuestro antiguo colega sea ahora el encargado de dirigir nuestras funciones, supervisar e incluso de valorar nuestro desempeño no es fácil de encajar. Sin embargo, es una situación frecuente que es necesario saber aceptar y manejar.

¿El lado positivo? Ambos partes conocen sus fortalezas y debilidades, sobre las que deben apoyarse para construir una nueva relación profesional.

Consejos para adaptarte cuanto antes al nuevo puesto:

 Existen múltiples formas de hacer esta transición de una forma armónica y profesional, pero “en todos los casos, afirman los expertos de la red de RRHH Nexian, es necesario asumir el nuevo rol en la empresa y comenzar a actuar en consecuencia cuanto antes”.

Con el objetivo de facilitar esta transición, la compañía Nexian ha reunido estas Seis recomendaciones para desempeñar el nuevo cargo con éxito, sin necesidad de perder los lazos profesionales creados hasta el momento.

 Conversa cara a cara con cada uno de tus antiguos compañeros: transmíteles tus nuevas obligaciones y tus expectativas y escucha también las suyas Aprovecha tu antigua relación con ellos para construir una nueva dinámica de trabajo, estable y saludable.

Aprovecha tus vínculos: tu mejor que nadie conoces las fortalezas y debilidades de los que hoy están bajo tu supervisión. Utiliza todo este conocimiento para sacar lo mejor de cada uno de ellos. Motívalos, reconoce sus aciertos y busca el modo de aprovechar mejor sus potencialidades. Frente a sus errores o inconvenientes, dialoga y descubre las verdaderas razones de los conflictos y busca soluciones a largo plazo.

Enfrenta este nuevo reto con seguridad y compromiso. Es frecuente, confirman los responsables de Nexian, que aquellos antiguos compañeros que también deseaban el puesto muestren inicialmente una actitud defensiva e incluso hostil. En esta etapa es importante definir y compartir con el equipo nuevas metas y distribuir objetivos que permita a cada profesional entender la nueva situación como un reto ilusionante.

Construye tu propio estilo de liderazgo. No es conveniente hacer cambios drásticos en tu comportamiento. Si antes los lunes solías comentar el partido del domingo o la escapada de fin de semana, ahora no sería natural que levantes un muro entre tus antiguos compañeros y tú. Demuestra seguridad, positivismo, compromiso y confianza en el equipo.

No abuses de tu poder y autoridad. Esto creará antipatía y enemistad hacia ti. Adopta una actitud de sencillez y humildad. Recuerda que tú también fuiste un subordinado, y que todos los puestos tienen su periodo de prueba. Nada te garantiza que no vuelvas a tu antigua posición.

Protege la relación jefe-empleado. Quizás antes te quejabas junto a sus excompañeros de las condiciones de trabajo, pero ahora debes mantener neutralidad en todo tipo de comentario. Recuerda que, si perteneces al equipo directivo, debes defender la postura de la empresa Esto no significa que dejes de tener amigos, pero ahora será necesario diferencias bien entre la amistad y la relación de trabajo.

Consejos para el subordinado: rediseña tu plan de trabajo para que el siguiente seas tú

Tener nuevo jefe, siempre implica revisar nuestra forma de trabajar y de relacionarnos en el trabajo. Pero, “Si se trata de un antiguo compañero, afirman los responsables de la consultora de recursos humanos Nexian, puede ser muy frustrante”. Manejar correctamente esta situación, e incluso utilizarla a nuestro favor, es todo un reto. De hecho, se trata del segundo motivo de renuncia entre los profesionales, solo por detrás de un mal ambiente de trabajo.

Si esta vez no has sigo tú el elegido, Nexian sugiere analizar estas señales:

Revisa cómo se asciende en tu empresa. Analiza los méritos de aquellos que han ascendido en los últimos tiempos, y compara sus cualidades con las tuyas, quienes son las personas que han promovido estos ascensos y qué tipo de resultados busca la empresa. “Un análisis objetivo de todo ello, afirman los expertos de Nexian, te dará muchas de las claves para entender el porqué de muchas decisiones”.

Quizá sea incómodo, pero pregunta. La información ayuda a entender las decisiones, saber por qué fallamos o entender que ha llegado el momento de dar por finalizada una etapa profesional.

Desarrolla tu estrategia para redefinir tu futuro. Acumula toda la información objetiva de la que seas capaz, analízala, estudia las políticas de promoción de la compañía, y crea tu red de apoyos. En muchos casos, la afinidad y la confianza personal de determinadas personas es innegable. “Olvídate de los celos profesionales, busca un mentor, y aprovecha la situación para cambiar tu actitud personal de modo que puedas enfocar correctamente nuestro tu profesional, y mantener unas relaciones sanas y abiertas con jefes y compañeros” nos recomiendan en Nexian.

La comunicación, en todos los sentidos es clave a la hora de exponer nuestros deseos y objetivos, y es la herramienta básica para superar una situación tan frecuente en las empresas como esta, concluyen los responsables de la compañía de RRHH Nexian.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies